jueves, 12 de junio de 2008

No quisiera que lloviera - Cristina Peri Rossi

(Gustave Caillebotte, Paris Street-Rainy Wather, 1877)


NO QUISIERA QUE LLOVIERA

No quisiera que lloviera
te lo juro
que lloviera en esta ciudad
sin ti
y escuchar los ruidos del agua
al bajar
y pensar que allí donde estás viviendo
sin mí
llueve sobre la misma ciudad.
Quizá tengas el cabello mojado
el teléfono a mano
que no usas
para llamarme
para decirme
esta noche te amo
me inundan los recuerdos de ti
discúlpame,
la literatura me mató
pero te le parecías tanto.

Autor: Cristina Peri Rossi
"Diáspora" 1976

3 comentarios:

Anónimo dijo...

A mi me consuela saber que cuando llueve en mi ciudad, aquel al que amo le mojan las mismas gotas de lluvia que a mi...

Precioso poema.

calimatias dijo...

La lluvia en sus dos últimos poemas, pero por motivos bien diferentes. Conozco esa sensación de teléfonos mudos. También lo difícil que resulta conjugar el verbo "amar". Nos distraemos conjugando el verbo "querer" cuando nadie nos lo ha pedido.
Una vez más los dos últimos versos redimen la experiencia, la ensalzan. Al menos para mí.

lemoinestar dijo...

Anónimo,
celebro de que le haya gustado el poema.

Tiene que ser un consuelo, efectivamente, saber que las gotas que les mojan a ambos proceden de las mismas nubes.

No sé si siempre es el/la mism@ Anónimo quien escribe, si así fuera, ando muy despistada respecto a quien podría ser...

Un saludo.

Calimatias,
en esta primavera tan humeda que estamos teniendo, la lluvia tenía que ser la protagonista, sobre todo cuando anímicamente me afecta cómo lo hace. Terrible el silencio de los teléfonos, muy terrible...

Reflexioné tiempo atrás sobre las diferencias entre el "amar" y el "querer" en mi blog Diálogos conmigo misma.

En la buena literatura suele sudecer, que los finales dan el contrapunto definitivo y son el momento culminante de toda la obra. Sospecho que ud. de eso sabe bastante...